Rossini y España, de Fernando Fraga

Colección: Singladuras, 28
Páginas: 176
ISBN 978-84-17425-23-4
Formato: 12 x 18 cm
Impreso – 15,50 €

Fórcola Ediciones ha publicado un nuevo estudio monográfico acerca del compositor Gioachino Rossini, con motivo del 150 aniversario de su fallecimiento, y lo hace de la mano de Fernando Fraga, indudablemente, uno de los más destacados especialistas españoles en materia lírica.

El volumen cuenta con un encomiable soporte documental, mediante el cual Fraga demuestra una investigación exhaustiva. Si bien el libro logra dar cuenta detallada del vínculo del compositor originario de Pésaro con varios españoles, otorgando un fresco de época más que atrapante, y del mismo modo en que es patente cuánto España apreció (y aprecia) su genio, el influjo que lo español puede haber tenido en la obra de Rossini resulta un tanto más esquivo.

Crónica de una relación no consumada, aún situando la acción de dos de sus óperas en terreno español (notablemente, Almaviva o sia L’inutile precauzione, más conocida como Il Barbiere di Siviglia, de 1816, y Matilde di Shabran o sia Bellezza e cuor di ferro, de 1821), el interés de Rossini por la península ibérica (a diferencia, en palabras del propio autor, de Donizetti o Verdi) es mayormente tenue. Acaso los ejemplos  más acabados de lo contrario se encuentren representados, de hecho, en su música de cámara; Fraga establece un recorrido por sus muchas canciones de tema español (En medio a mis colores o Canzonetta Spagnuola, A Granada, El Sorcico o Sortziko, Aragonesa, Bolero [aunque, aclara el autor, compuesto a su manera] y dos tiranas, Los Amantes de Sevilla y Tirana alla Spagnola). Coincidimos con el autor en que resulta particularmente penoso que no se haya concretado la composición de La Hija del Aire calderoniana, tema que por otra parte, era coincidente con la Sémiramis de Voltaire que luego fuera la base para su Semiramide.

Como antes mencionaba, son muchas y son aquí presentadas en detalle, las relaciones mantenidas por Rossini con españoles, como lo fueran Isabel Colbrán (su esposa entre los años 1822 y 1837), Alejandro Marí Aguado Ramírez (banquero e íntimo amigo del compositor), Manuel García (colega y asiduo cantante de sus obras) y quien fuera padre de Pauline Viardot y Maria Malibran, y Fernando Sol (guitarrista), entre otros.

El autor ha dedicado, asimismo, espacio para compositores españoles de la época influidos por Rossini, como lo fueran Ramón Carnicer y Batlle, José Melchor Gomis, Francisco Asenjo Barbieri y Ruperto Chapí, y luego, a destacados intérpretes rossinianos desde aquel entonces y hasta nuestros días.

La edición de Fórcola una cuidada selección de imágenes. Fernando Fraga ya había publicado con esta editorial Simplemente divas. El arte operístico de Isabel de Médici a Maria Callas (2015) y Maria Callas, el adiós a la diva (2017).