Read the article in English

Hace varios años me encontraba en la búsqueda de un tema para una ópera. Ballroom Marfa había encargado la pieza, por lo que el director Shawn Sides y yo pasamos semanas alrededor del oeste de Texas, en el corazón del norte del Desierto de Chihuahua, buscando por la figura indicada. Buscábamos a alguien que tuviera una presencia inmensa y que pudiera justificar el estilo grandilocuente de ópera del oeste. Mientras nos hospedábamos en Hotel Paso del Norte en El Paso, apenas cruzando el Río Grande desde Juárez, México, encontramos la respuesta a nuestra cruzada. Pancho Villa, el legendario revolucionario mexicano, había vivido en ese mismo hotel con su esposa Luz Coral durante la etapa temprana de la revolución. Esta conexión implicaba ya un buen comienzo. Desarrollamos nuestro enfoque en Pancho Villa, la Revolución Mexicana y la frontera entre México y los Estados Unidos.

No sintiendo que fuera adecuado abordar estos temas solamente desde nuestras perspectivas, buscamos los compañeros indicados. Luisa Pardo y Gabino Rodríguez, del colectivo teatral con base en México DF llamado Lagartijas Tiradas al Sol, estuvieron de acuerdo en unirse al proyecto como guionistas. Su trabajo se centra en la historia mexicana y la política, con especial énfasis en la línea entre la verdad y la ficción, lo cual los hacía los compañeros ideales. Desde el comienzo discutimos acerca de una estructura inspirada en un formato tipo collage, más que en una narrativa lineal. El resultado es un libretto que entreteje conjuntamente texto de fuentes primarias con escritos originales, reflejando a Pancho Villa desde múltiples ángulos, sin elegir uno en particular en ningún momento.

Pancho Villa From a Safe Distance podría haber sido fácilmente denominada como un ciclo de canciones, tanto como una ópera, u otras opciones. El trabajo no encaja perfectamente dentro de una categoría estándar, y sin embargo llamarla una ópera, para mí, comunicaba mucho más y mucha más gente. Ópera es tanto un estilo como una forma, y contamos con elementos de ambos junto con una variedad de otras influencias, otros estilos y abordajes. En términos compositivos, la pieza se desarrolló utilizando herramientas de compositores clásicos de tradición occidental, pero se profundizó luego en ella mediante la combinación de métodos artísticos colectivos, normalizados por las bandas de rock del último siglo. Cada uno de los músicos aportó algo de sí al proyecto, y en tanto trabajamos las canciones en talleres, di espacio a quienes intervenían para experimentar y probar ideas.

Después de este trabajo de taller, desarrollo y experimentación, estábamos listos para estrenar. El año fue 2016. Año de elecciones en los Estados Unidos. Una elección en que la frontera fue tema principal. En la noche del martes 9 de noviembre, nos encontrábamos en el ensayo general en Marfa, Texas, a tan sólo una hora de la frontera. Nos dirigimos a un bar después para ver los resultados. Dos noches más tarde presentábamos la obra por primera vez dentro de aquel contexto político, con lo que la experiencia ganaba mayor peso y agudeza. Recientemente, presentamos la obra en la ciudad de Nueva York para el fantástico Prototype Festival, y esta vez, nos encontramos en medio del bloqueo salarial del gobierno federal en torno a la colocación de un muro en la frontera. Los paralelismos entre cuestiones asociadas a la frontera de un siglo atrás son dolorosamente relevantes. Todos en la audiencia tienen sentimientos, opiniones y pensamientos acerca de estos temas, y siento lo enorme del poder de participar de esta discusión en modo conjunto a través de la experiencia de presentar esta ópera.

Pancho Villa from a Safe Distance, estreno en Marfa, Texas – © Alex Marks