Norma, Staatsoper Hamburg

Giuditta Pasta, primera cantante en interpretar el rol de Norma, parece haberse negado a cantar Casta Diva considerando que no se ajustaba a sus cualidades vocales, precisando de la instancia del propio compositor, Vincenzo Bellini (1801-1835), para que luego de una semana lograra admitir que había cometido un error y aceptara finalmente cantarla. Hoy una de las arias icónicas en el acervo lírico, aún para quienes no son fanáticos confesos del género, se trata de la cavatina (aria introductoria) del personaje protagónico, un aria extensa que cifra los encantos compositivos de Bellini y la presentación de Norma como la sacerdotisa druida que, comprobaremos inmediatamente después al ingresar en la cabaletta, se encuentra atormentada entre su rol de sacerdotisa y el amor ilícito que supo mantener con Pollione, uno de los oficiales romanos que ocupan sus tierras y con quien ha tenido dos hijos. No menos conflictivo resultará cuando otra sacerdotisa, Adalgisa, confiese a Norma su amor por un oficial romano que resulta ser, efectivamente, Pollione.

Con “Melodie lunghe, lunghe, lunghe” (“Melodías largas, largas, largas”), en palabras de Giuseppe Verdi, Bellini compuso una ópera central en el repertorio italiano belcantista, a la vez que una pieza inevitable del corpus lírico internacional, que hechizó no solamente a destacados compatriotas, sino que encandilaría a otros como Richard Wagner.

Norma goza de por encima de 100 grabaciones completas, aún cuando no todas se encuentren disponibles o sean de fácil acceso en la actualidad, comenzando por la grabación de 1937 en el Metropolitan Opera House de Nueva York con la cantante Gina Cigna en el rol principal, con Bruna Castagna como Adalgisa y Giovanni Martinelli como Pollione, dirigidos por Ettore Panizza. Cada generación ha cosechado Normas destacadas entre las que se han contado (y nótese que la lista no será exhaustiva) Lilli Lehmann, Rosa Raisa, Claudia Muzio, Rosa Ponselle, Joan Sutherland, Leyla Gencer, Maria Callas, Cristina Deutekom, Montserrat Caballé, Beverly Sills, Renata Scotto, e incluso Cecilia Bartoli, en una edición especial de la obra. En la actualidad, otras sopranos que han asumido el rol de la sacerdotisa son Sondra Radvanovsky, Sonya Yoncheva, Angela Meade y Marina Rebeka.

Marcelo Puente, Marina Rebeka, Diana Haller en “Norma” en Staatsoper Hamburg (c) Hans Jörg Michel

Es justamente la soprano letona Marina Rebeka quien vuelve a interpretar a partir de hoy el rol belliniano, en una nueva puesta en el Staatsoper Hamburg, en Alemania, luego del éxito gozado con Norma en teatros como el Metropolitan Opera House de Nueva York o su destacada participación en la producción realizada en la temporada pasada en el Théâtre du Capitole de Toulouse, de la que hay excelentes tomas en YouTube, compartiendo escena con Karine Deshayes y Airam Hernández.

En esta oportunidad, acompañan a Rebeka: Diana Haller (Adalgisa), Marcelo Puente (Pollione), Liang Li (Oroveso, padre de Norma), Gabriele Rossmanith (Clotilde) y Dongwon Kang (Flavio). Con puesta a cargo de Yona Kim, la dirección orquestal corre por cuenta de Matteo Beltrami.

Marcelo Puente, Marina Rebeka, Diana Haller en “Norma” en Staatsoper Hamburg (c) Hans Jörg Michel