La voz de los sueños – Entrevista a Raffaele Pe

Raffaele Pe, contratenor y fundador de la Lira di Orfeo, representa una de las mayores esperanzas del panorama musical por lo que a música barroca se refiere.

Frecuenta el escenario italiano, que es su casa; el 2 de diciembre estará en Brescia junto a Accademia Bizantina en su representación de Rinaldo (G. F. Händel) como Goffredo y el 19 de diciembre en el Teatro Grande de Brescia junto a La Lira di Orfeo interpretando los concerti sacri de Scarlatti, con los que finalizará el año el 21 de diciembre en el Roma Festival Barrocco.

Su voz es dulce y refinada a partes iguales, cosa poco habitual en la voz de los contratenores de hoy en día y, mucho menos, de los castrati del siglo XVIII que destacaron especialmente por sus estridencias.

La música barroca, en un principio, no estuvo escrita para exhibir grandes florituras, sino que fue realmente un producto social propio de los megalómanos castrati que tenían la necesidad de mostrar su talento por doquier. No dejaban de ser grandes estrellas que finalmente verían su luz difuminada por el firmamento. Pragmáticamente, además, su poder frente a los productores musicales era tremendamente desmesurado y se situaban en una posición de superioridad incluso ante los propios compositores y autores musicales, que adaptaban su música a sus propias necesidades técnicas. Música on demand.

Precisamente conozco a Raffaele Pe a través de su disco tributo a uno de los mayores castrati del s. XVII: Giovanni Gualberto Magli – La Lira di Orfeo: A tribute to Gualberto Magli (Resonus). Si tomamos esta pieza como pista de despegue, nos hallamos ante un viaje meteórico que en unos pocos años ha recorrido Raffaele hacia la excelencia al puro estilo italiano culminando con el CD que ha lanzado este último noviembre.

En Giulio Cesare: A baroque hero (Glossa) Raffaele Pe y La Lira di Orfeo, dirigidos por Luca Giardini, plantean un retorno a los orígenes y la esencia de la música escrita por y para el siglo XVIII de la mano de G.F. Händel y también de otros compositores menos conocidos, pero cuyo retrato del emperador romano es impecable. Hablamos con él sobre Giulio Cesare, las simbiosis y los proyectos con discurso.

– Julio César es, claramente, un personaje histórico al que todos identificamos. No obstante, la manera en la que se le ha descrito a él y a su legado en el mundo de la Historia o de la Literatura apela a un aura incluso mítica que se refleja perfectamente en Giulio Cesare: A baroque hero. Encontramos una clara interconexión entre las distintas características y tono que le atribuyen cada uno de los compositores a este personaje. ¿Te resultó complicado dar voz a Julio César desde tantos ángulos distintos?
– Fue complicado, puesto que cada una de las óperas con las que nos encontramos en el CD requirió de un análisis muy específico en lo que se refiere a su mensaje, estilo compositivo y las circunstancias históricas y musicales en las que se interpretaron por primera vez. Aquí presentamos cinco óperas distintas que fueron escritas en un periodo que abarca desde principios del siglo XVIII hasta los últimos coletazos de la Ilustración. En Italia, en ese momento, como señala Burney (1), los estilos compositivos cambiaban constantemente, incluso con dos años de diferencia entre unas obras y otras. Asimismo, en relación con el papel de César, cada entonación destaca un aspecto diferente del personaje y que, en suma, se presenta a un personaje mucho más humano que aquella figura que encontramos en el imaginario colectivo.

– Dadas las evidencias históricas, Julio César ha sido tenido como un héroe para algunos por cuanto fue traicionado por su entorno y también sabemos, hoy en día, que su mandato trajo consigo la paz al Imperio Romano que, en fin, fue una de las ulteriores causas de su muerte. ¿Tú también crees que Julio César es un héroe? ¿Un villano? ¿Cómo afrontaste este personaje y cómo proyectaste estas ideas en tu voz?
– Depende. El joven y poderoso César de Cesare in Egitto de Pollarolo (1733) es completamente distinto al viejo, pensativo y sabio César que encontramos en La Morte di Cesare de Bianchi (1788). Cada una de las arias precisó de un extraordinario cuidado para poder proyectar cada uno de los episodios de la vida de César. Tenemos arias heroicas (Il cor che sdegnato, de Giacomelli), otras más dramáticas (Saprò d’ogn’alma audace de Bianchi) junto a arias que formulan un claro mensaje político (Va tacito de Händel) así como notturni (Spargi omai de Piccinni). Pienso que, en su conjunto, conforman un caleidoscopio de sentimientos y la voz tenía que reflejar indefectiblemente esta misma expresividad.

– Más allá, ¿por qué elegisteis Ariodante y su famosa Scherza infida como bonus track?
Scherza infida es una de mis arias favoritas de G.F. Händel. Leí y releí su texto y tenía la sensación de que podíamos sacarla de su contexto y referirlo a Julio César cuando está de luto por la pérdida del afecto de su familia y su único amor, el Imperio. Creo que si escuchamos Scherza infida y tenemos esta idea en mente, cambia realmente su significado.

– El gran número de compositores de música barroca que han sido integrados en el CD no es, para nada, habitual; G.F. Händel, Francesco Bianchi, Geminiano Giacomelli, Niccolò Piccinni y Carlo Francesco Pollarolo. Sin embargo, el CD tiene gran coherencia interna, puesto que parece que estamos ante un gran diálogo continuo con sus altos y bajos reflejados en cada una de las arias da capo. ¿El CD es realmente un espectro de la propia naturaleza humana y el personaje de Julio César se utiliza exclusivamente como excusa para unirlo todo?
– El CD es una narración imaginaria de la vida de César a través de la música de las óperas barrocas del siglo XVIII. Realmente, el catálogo es más la excusa que la figura de César, que sin ninguna duda es una figura central para la coherencia del CD de principio a fin. Julio César es uno de esos personajes que como cantante lírico cualquiera puede interpretar en su carrera. Aquí intentamos profundizar en su figura a través de una nueva narrativa musical. Pienso que esta filosofía también puede ser muy útil para las nuevas generaciones de intérpretes. Seleccionamos cada una de las arias por su relevancia musical en el marco de cada una de las óperas de las que provienen, pero también en relación a su significado en la narrativa del relato de César. Más allá de estas 12 arias, en cada una de las óperas, queda un repertorio espectacular si tenemos en cuenta que en el CD solo incluimos dos arias por ópera mientras que normalmente el rol principal abarca un mínimo de 6 arias. Asimismo, algunas óperas no pudieron ser incluidas en el CD a pesar de que sí que contribuían a la formación de este relato narrativo puesto que hubo algunas que ni siquiera pudimos encontrar sus partituras o porque no habían sido interpretadas por castrati en el momento de su estreno.

– Esto es realmente una impresión muy personal, pero estás más cómodo trabajando sobre piezas menos conocidas y eso es simplemente impresionante, ya que no hay tantas referencias e intérpretes a los que acudir para preparar tu interpretación. ¿Trabajaste en profundidad previamente junto a Luca Giardini y La Lira di Orfeo?
– Me encanta trabajar con música desconocida por todo lo que le puedes aportar a la interpretación y, en muchas ocasiones, con la música mucho más conocida al final los cantantes acabamos estando en manos de la suerte, dependiendo del grupo y director con el que estemos involucrados en cada momento. Esto implica una gran responsabilidad, pero a la vez plantea un trabajo fascinante y apasionante para el quehacer de un músico. Este es el motivo por el que quería trabajar con mi grupo – La Lira di Orfeo –, que están acostumbrados ya a mi voz y a mi manera de trabajar. Trabajamos como un grupo de solistas que intercambian ideas sobre el fraseo y los tonos directamente en el estudio; puede ser que implique un mayor tiempo pero el resultado, en fin, culmina en una verdadera investigación del sonido.

– Tu instrumento – tu voz – es muy inusual para un contratenor, dado el mercado musical actual. En algunas arias como en Saprò d’ogn’alma audace o Son nata a lagrimar tu voz se eleva a un escalafón incluso onírico. ¿De qué manera piensas que tu voz encajaba en el proyecto planteado en Giulio Cesare: A baroque hero?
– Muchas gracias por tus palabras. Estaba un poco preocupado con el hecho de que las intenciones originarias del CD no se entendieran. En los últimos años he ido desarrollando una técnica en la voz que me permite una gran versatilidad en el fraseo y en las tonalidades musicales, de forma simultánea al mantenimiento de una proyección teatral y operística acertada. No es fácil mantener la anchura y amplitud de voces líricas, especialmente en una grabación de estas características. A pesar de todo esto, estoy satisfecho con el resultado. Siempre hay un cierto margen entre la grabación que tú haces en el estudio y la voz del intérprete en vivo y en directo, pero en esta ocasión creo que hemos reducido este margen de error de una manera espectacular.

 

 

NOTAS AL PIE

(1) Charles Burney fue un compositor, musicólogo, organista y clavecinista inglés (1726-1814).