Después de las acusaciones que propiciaron su suspensión tanto la Royal Opera House londinense como en el Metropolitan Opera de Nueva York por lo que se presume fue acoso a una de las integrantes del coro, Vittorio Grigòlo ha vuelto a los escenarios, en esta oportunidad en L’elisir d’amore, de Gaetano Donizetti, en La Scala de Milán, en la cual su público lo ha sido ovacionado de pie.

En tanto el Metropolitan Opera House ha suspendido sus compromisos para la presente temporada en tanto continúa la investigación a raíz de las acusaciones en su contra, el Royal Opera House mantiene con él aún su compromiso para actuar en Lucia di Lammermoor en esta misma temporada.

Con respecto a la reacción del público de Milán, el teno ha dicho: “El amor siempre prevalece. Siempre habrá chismes y palabras diseñados para vender más copias de un periódico. Tras 20 años de sacrificio y trabajo intensivo, la audiencia de La Scala lo ha apreciado y me han hecho saber que soy amado como soy  – exuberante, al recibir los aplausos… enérgico. He abrazado a algunos miembros del coro esta noche, así que espero no tener más problemas.”