Agrippina, Metropolitan Opera House

Joyce DiDonato el rol principal de “Agrippina” de Händel. Foto: Paola Kudacki / Met Opera

Cunde la noticia de que el Emperador Claudio, esposo de Agrippina y padrastro de Nerone, ha muerto durante una tormenta en su viaje de regreso a Roma (aunque más tarde descubramos que aún vive), y allí es donde comienza su curso la ópera compuesta por Georg Friedrich Händel (1685-1759), y la batería de engaños de Agrippina en función de que su hijo lo suceda a Claudio en el poder.

Fuente inagotable de paralelismos con realidades políticas a lo largo y ancho de la geografía mundial al día de hoy, los directores de escena actualmente aprovechan el material ofrecido por la convulsionada historia que nos presentan el libretista Vincenzo Cardinal Grimaldi (1652 ó 1655-1710) y el propio Händel acerca de la históricamente atribulada Julia Agrippina Augusta para echar luz sobre estructuras del poder político (peldaños, e idas y venidas en dirección ascendente y descendente copan tanto la puesta de Barrie Kosky, presentada en estos últimos años en Munich y en Londres, como la puesta de Sir David McVicar en este momento en el Metropolitan Opera House, en la comedia dramática que a cada minuto nos muestra a los personajes tanto más cerca o lejos del poder tan preciado).

La presentación actual en Nueva York, con críticas sobresalientes, no es de destacar por la sola presencia de la mezzosoprano estadounidense Joyce DiDonato, pero es inevitable considerarla como el primero y principal de los atractivos para acercarse a verla o darse la oportunidad de disfrutarla el 29 de febrero próximo en su transmisión en vivo en cines de todo el mundo. Otras destacadas intérpretes del personaje principal en estos últimos años han sido, sin lugar a dudas, Alice Coote, Ann Hallenberg (que ha culminado esta semana exitosas funciones de la ópera en el Teatro de la Maestranza de Sevilla) y Anna Bonitatibus, pero es DiDonato quien se ha transformado en sinónimo del rol con el correr de las dos últimas temporadas líricas. Su disco War & Peace del año 2016 ya presentaba una versión acaso definitiva del aria Pensieri, voi mi tormentate (que reelabora en disco en un nuevo registro del sello Erato, esta vez con la obra presentada en su totalidad). La temporada anterior permitió afianzar su vínculo con la regente romana, a la vez que con el director Maxim Emelyanychev y la formación barroca Il Pomo d’Oro, presentando la ópera de Händel en formato de concierto en una gira que incluyó Luxemburgo, Madrid, Barcelona, París y Londres, con algunas variaciones en el elenco; en la presentación final de la gira en Finlandia, la ascendente mezzosoprano Samantha Hankey (galardonada con el segundo puesto en el concurso Operalia de Plácido Domingo en el 2018) relevó a DiDonato. El nuevo registro de Erato, justamente, es resultado de ese tour.

Escena de “Agrippina” de Händel con Joyce DiDonato en el rol principal. Foto: Marty Sohl / Met Opera

La producción de Sir David McVicar, originalmente creada para el Teatro De Munt en Bruselas y adaptada para el Met de Nueva York, completa su elenco con: la mezzosoprano Kate Lindsey como Nerone, hijo de Agrippina y futuro emperador; la soprano Brenda Rae, en su ansiado debut en el teatro, como la seductora Poppea; el contratenor Iestyn Davies como el ambicioso oficial Ottone, papel que ya encarnara con éxito en otras ocasiones; el bajo Matthew Rose como el Claudio; y el bajo Duncan Rock y el contratenor Nicholas Tamagna, como Pallante y Narciso, respectivamente. La dirección de orquesta está en manos del experimentado Harry Bicket en lo que a este tipo de repertorio respecta, y asiduo colaborador con el Metropolitan Opera House.